El secretario de Defensa de los Estados Unidos, Robert Gates, llamó a los aliados norteamericanos a trabajar juntos para someter a Irán a lo que llamó “sanciones robustas, de gran alcance y vigorosamente impuestas”.

En declaraciones preparadas para ser pronunciadas el lunes de noche y emitidas por el Pentágono, previamente, el secretario Gates dice que nadie debe hacerse ilusiones acerca de los planes de Irán para su programa nuclear, su disposición de cumplir con su retórica, sus intenciones en cuanto a Irak o sus ambiciones en la región del Golfo.

Gates afirma que “sólo un frente unido de naciones podrá ejercer suficiente presión para hacer que Irán abandone sus aspiraciones nucleares”.

El Secretario pidió presión diplomática y política, así como sanciones económicas.

El titular de Defensa norteamericano señaló que el presidente Bush ha dicho que, cuando se trata del régimen de Irán, Estados Unidos “también debe mantener todas las opciones sobre la mesa”.