El primer ministro de Irak, Nouri al-Maliki, está planeando mantener una reunión de emergencia con importantes asesores, este martes, para discutir las crecientes tensiones con Turquía y la situación a lo largo de la frontera turco-iraquí.

En un comunicado emitido el lunes, Maliki dice que su gobierno también quiere mantener conversaciones urgentes con funcionarios turcos, para considerar formas no-militares para detener los ataques de rebeldes kurdos, en el sudeste de Turquía.

El gobierno turco pidió al Parlamento que apruebe una medida, la cual permite una operación militar fronteriza contra los rebeldes kurdos, en el norte de Irak.

El Congreso podría someter la medida a votación, el miércoles. Estados Unidos urgió a Turquía a no recurrir a la acción militar.

Washington teme que una incursión turca desestabilice la relativamente pacífica región kurda, en el norte de Irak.