Una corte federal en San Diego, California, sentenció, el lunes, a seis años de prisión a Francisco Rafael Arellano Félix, el hermano mayor de una familia vinculada a una notoria banda de narcotráfico.

En junio, Arellano Félix se declaró culpable de haber vendido media libra de cocaína a un agente federal encubierto. Pasó diez años en una prisión mexicana por cargos relacionados a armas antes de ser extraditado a Estados Unidos.

Su hermano menor, Francisco Javier Arellano Félix, se declaró culpable el mes pasado de cargos de lavado de dinero.

Admitió en la corte haber contrabandeado toneladas de cocaína y marihuana a Estados Unidos.

Sus cargos conllevan una sentencia perpetua obligatoria.