Las autoridades en California informan que un adolescente admitió haber iniciado un incendio que devastó más de mil 500 hectáreas, cerca de Los Ángeles, la semana pasada.

Fuentes oficiales indicaron que el joven les dijo que estaba jugando con fósforos, cuando accidentalmente causó el incendio, el 21 de octubre.

El chico fue entregado a la custodia de sus padres, y el caso pasó a la fiscalía de distrito. Su nombre y edad no fueron dados a conocer por la policía.

Entre tanto, las autoridades dicen que también fue intencional un incendio que destruyó por lo menos 15 viviendas y más de 11 mil hectáreas, en el condado de Orange, al sur de Los Ángeles.