Los puertos petroleros de la costa mexicana del Golfo de México siguen cerrados debido al mal tiempo, pero funcionarios de la empresa estatal PEMEX sostienen que la producción podría reanudarse pronto si las condiciones climáticas mejoran.

El domingo, Pemex suspendió temporalmente su producción de 600 mil barriles diarios, debido a una tormenta.

La suspensión de operaciones fue un factor que incidió en el precio récord al que llegó el barril de petróleo a comienzos de la semana.