El presidente de Ecuador, Rafael Correa, prohibió que las oficinas públicas celebren Halloween o “Fiesta de Brujas”, señalando que la festividad de las calabazas, disfraces y dulces alienta el consumismo.

Correa dijo, esta semana, que Ecuador tiene lo que llamó sus propias y hermosas celebraciones.

El mandatario instó a los ciudadanos a celebrar el día nacional del Escudo de Armas del país.

En Estados Unidos, muchas personas, especialmente los niños, se disfrazan y van de puerta en puerta, pidiendo dulces a sus vecinos.

Durante el día, muchos se dedican a tallar calabazas para poner velas encendidas en su interior, además de realizar fiestas de disfraces.

Halloween o Fiesta de las Brujas ganó gran popularidad en Estados Unidos y otras áreas de occidente en el Siglo 20.

Sin embargo, algunos cristianos la consideran una festividad pagana y se niegan a celebrarla.