Un disidente cubano y una presidenta africana recibieron este año la Medalla Presidencial de la Libertad, el más grande honor civil que otorga Estados Unidos.

Los hijos de Oscar Elías Biscet, quien está encarcelado en Cuba, recibieron la medalla en nombre de su padre, en una ceremonia que tuvo lugar, el lunes, en la Casa Blanca.

Al entregar el premio, presidente Bush dijo que el defensor de los derechos humanos es un reproche para los tiranos, y agregó que Biscet es un gran hombre con un gran corazón.

El mandatario estadounidense también rindió tributo a la presidenta liberiana, Ellen Jonson Sirleaf, describiéndola como la primera mujer elegida para dirigir una nación africana, una pionera y una firme partidaria de la democracia.

El autor estadounidense Harper Lee, quien escribió “To Kill a Mockingbird” también fue galardonado junto al economista Gary Becker y el investigador genético Francis Collins.

También recibió el premio el legislador Henry Hyde, de Illinois, el fundador de C-Span, Brian Lamb, y el líder de derechos civiles, Benjamin Hooks.