El Secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, instó a China a presionar a Irán para que abandone su programa nuclear, advirtiendo a Beijing que de lo contrario se arriesga ser afectado por cualquier hecho que desestabilice al Medio Oriente.

En declaraciones a la prensa, este martes, en Beijing, Gates dijo que a ningún país le conviene que Irán actúe como una fuerza desestabilizadora, incluyendo a China.

El titular de defensa estadounidense sostuvo que planteó el problema durante reuniones con autoridades oficiales, el lunes.

Aunque gran parte del petróleo de China proviene de Irán, la nación asiática ha apoyado dos veces la aplicación de sanciones contra ese país, ante su negativa a suspender el enriquecimiento de uranio.

Sin embargo, Beijing descartó cualquier sanción adicional inmediata.

Un vocero del ministerio de relaciones exteriores chino dijo este martes que Beijing, igual que Estados Unidos, se opone a que Irán posea armas nucleares.

También subrayó la importancia del diálogo con miras a resolver la disputa con Irán.