La policía pakistaní ha impedido que la ex primera ministra Benazir Bhutto salga de su residencia, en Islamabad, y sitió la capital y la cercana ciudad de Rawalpindi para impedir una manifestación contra el gobierno de emergencia.

Bhutto, rodeada por un grupo de partidarios, hizo dos intentos por salir de su casa en Islamabad, este viernes, pero no logró traspasar la barrera policial.

Después, ella habló a sus partidarios frente a su casa, y pidió al general Musharraf que restaure la democracia, que cumpla con la promesa de renunciar a su puesto como jefe del Ejército y que convoque a elecciones para mediados de enero.

Bhutto dijo que cinco mil de sus partidarios han sido arrestados.

La ex primera ministra dijo que ella aún planea encabezar una marcha de protesta la semana próxima de Lahore a Islamabad.

En Rawalpindi, la policía usó cachiporras y gas lacrimógeno para dispersar a centenares de personas que trataban de reunirse en un parque para la planeada manifestación.

En la noroccidental ciudad de Peshawar, la policía dijo que un atacante suicida mató a por lo menos cuatro personas en la casa de un ministro del gobierno.

El ministro de Asuntos Políticos, Amir Muqam, resultó ileso.