La senadora estadounidense Hillary Clinton enfrentó duras críticas de sus principales rivales por la nominación presidencial del Partido Demócrata, en un debate televisado a toda la nación, el jueves, desde Las Vegas, Nevada.

Clinton, la favorita para la nominación, fue blanco de ataques del senador Barak Obama y el ex–senador John Edwards.

Ambos trataron de capitalizar el hecho de que la ex–primera dama no asumió una posición clara respecto a la inmigración ilegal y otros temas, en el debate anterior.

Obama dijo que Clinton no ha dado respuestas directas a temas difíciles, en tanto que Edwards manifestó que ella no cambiaría un sistema político que está descompuesto y corrupto.

Pero Clinton acusó a los dos atacantes de enlodarla y atacarla porque está en la delantera.