Una jueza en Nueva York falló que el musical de Broadway “How the Grinch Stole Christmas” debe reabrir, a pesar de una huelga de tramoyistas que ha cerrado muchas otras grandes producciones.

La jueza Helen Freedman anunció su decisión, el miércoles, indicando que un Grinch, en la ciudad, es suficiente.

Grinch es el término en inglés para designar a una persona mala que echa a perder las fiestas.

Freedman dijo que basó su decisión en el hecho de que el musical navideño tiene un período limitado de exhibición, y mantenerlo cerrado podría perjuicar a su compañía productora.

Mientras tanto, un grupo de productores demandó por 35 millones de dólares en daños a los miembros del sindicato en huelga.

Los productores dicen que la suma equivale a lo que perdieron en ingresos desde que comenzó el paro, el 10 de noviembre.

La huelga en Broadway comenzó justo antes de la lucrativa temporada navideña, que atrae millones de turistas a Nueva York.

Las conversaciones para poner fin a la huelga se interrumpieron el domingo.