Los comercios minoristas en Estados Unidos experimentaron un leve aumento de 3,6% en las ventas de la temporada navideña, este año.

El incremento estuvo en el extremo menor de las expectativas.

El consumidor estadounidense ha comprado menos en esta temporada debido al aumento en el precio de la gasolina y la caída del mercado inmobiliario.

La información fue publicada el martes por la empresa crediticia Master Card, la cual hace un seguimiento de las compras con sus tarjetas y hace cálculos de otras transacciones.

Los vendedores logran buena parte de sus ganancias del año durante noviembre y diciembre, lo cual hace que las buenas ventas navideñas sean cruciales para la rentabilidad del vendedor.

Entretanto, los establecimientos comerciales estadounidenses anticipan un alto flujo de compradores, este miércoles, debido, entre otras cosas, al creciente número de personas que recibe tarjetas abonadas de las diferentes tiendas del país como regalo de Navidad.

Las tarjetas abonadas pueden ser adquiridas en diferentes denominaciones y, según los expertos, ahorran tiempo y dinero a vendedores y compradores, ya que el público no tiene que devolver regalos que lo le gustan ni interesan.