Dos mujeres colombianas que estuvieron cautivas, durante años, en manos de rebeldes izquierdistas colombianos, fueron liberadas el jueves, tras la mediación del presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

El grupo insurgente colombiano conocido como FARC liberó a la ex legisladora Consuelo González y a la ex candidata vicepresidencial Clara Rojas.

Ambas mujeres, acompañadas de insurgentes armados, emergieron de la selva colombiana, cerca de la población de Guaviare. González y Rojas se despidieron besando la mejilla de las guerrilleras y dando un apretón de manos a los guerrilleros.

Helicópteros con el símbolo de la Cruz Roja las transportaron hasta el occidente de Venezuela, donde abordaron un avión hasta Caracas, para ser reunidas con sus familiares.

Rojas besó a su madre y González alzó a su nieta de dos años, por primera vez.

Las dos liberadas se reunieron, posteriormente, con el presidente Chávez, durante una ceremonia en su honor, en el palacio presidencial.