El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, y el primer ministro británico, Gordon Brown, iniciaron conversaciones en Londres, mientras oponentes al gobernante pakistaní manifestaban en las cercanías.

Las conversaciones en el 10 de Doping Street se centran en la lucha contra el terrorismo y los esfuerzos para garantizar que las elecciones parlamentarias del mes próximo en Pakistán sean libres y justas.

Musharraf insiste en que el apoyo a su liderazgo es la mejor forma de asegurar progreso en la lucha contra el terrorismo.

También ha prometido que la votación del 18 de febrero será libre, justa y transparente.

Sin embargo, los manifestantes, entre los que se encontraba el ex astro del cricket pakistaní y ahora político, Miran Khan, y su ex esposa, cuestionaron que Brown reciba a quien califican como un dictador.

La reunión tiene lugar al término de una gira de una semana del líder pakistaní por Europa.