Simpatizantes del Partido Demócrata que viven fuera de Estados Unidos emitieron sus votos en la contienda por la nominación presidencial conocida como súper martes.

Estadounidenses expatriados en lugares como Gran Bretaña, Francia, Hong Kong e Indonesia, donde el senador Barack Obama pasó parte de su infancia, votaron en las primarias demócratas, en el mismo día que los votantes en más de 20 estados participaron en primarias y asambleas partidarias.

Además de emitir su voto en persona, también podrán votar a través de Internet hasta el 12 de febrero.

Los demócratas expatriados estaban entusiasmados por la histórica competencia entre Hillary Clinton y Barack Obama, quienes podrían transformarse en la primera mujer presidenta o el primer presidente negro de Estados Unidos.

Muchos dicen que también están listos para un cambio en la política exterior después de ocho años de la presidencia de George W. Bush.