Ford Motor Company vendió las lujosas marcas Jaguar y Land Rover a la fábrica de autos india Tata Motors por la cifra de dos mil 300 millones de dólares.

El precio de venta es menos de la mitad de lo que Ford pagó en su momento por esas dos marcas británicas.

En 1989, Ford pagó 2 mil 500 millones de dólares por Jaguar y hace ocho años compró Land Rover por dos mil 700 millones de dólares.

Ford decidió vender ambas marcas debido a que la crisis económica estadounidense hizo que cayera la demanda por vehículos de lujo.

Ford dijo haber hecho grandes esfuerzos por tratar de recuperar rentabilidad luego de haber perdido 15 mil millones de dólares en los últimos dos años.

En enero, la empresa estadounidense seleccionó a la india Tata entre las postulantes a la licitación de ambas marcas.