El canciller adjunto de China expresó que las potencias mundiales no pudieron lograr un acuerdo durante las conversaciones acerca de incrementar incentivos para persuadir a Irán de que detenga su controversial programa nuclear.

Después de reunirse, este miércoles, en Shanghai, He Yafei, dijo que los delegados acordaron continuar trabajando para lograr que Teherán regrese a la mesa de negociaciones.

Sin embargo, el alto funcionario chino se negó a dar más destalles acerca de la propuesta que están elaborando, o la fuente de los desacuerdos entre los delegados.

En la reunión participaron delegados a nivel de ministros adjuntos de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, integrado por China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia, además de la Alemania y la Unión Europea.