Rusia cerró un reactor nuclear en Siberia como parte de un acuerdo de no-proliferación nuclear con Estados Unidos.

El reactor era uno de dos construidos en la ciudad de Seversk, para proveer plutonio para armas, a la Unión Soviética, durante la Guerra Fría.

Después de la Guerra Fría, el reactor fue usado para ayudar a proveer calefacción y electricidad para los residentes de la región.

Funcionarios dijeron, el lunes, que el reactor fue cerrado el domingo.

Otros dos reactores de la era de la Guerra Fría aún están en operación. Otro reactor en Seversk será cerrado en junio, mientras que el tercer reactor, en Zheleznogorsk, será cerrado en 2010.