El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, formó una fuerza de trabajo de alto nivel para enfrentar la crisis global de alimentos.

El lunes, en las Naciones Unidas, Ban advirtió que la crisis podría multiplicarse, afectando el desarrollo comercial y la seguridad política y social en todo el mundo.

El Secretario General afirmó que el sustento de cientos de millones de personas está amenazado.

Ban Ki-moon dijo que las Naciones Unidas deben asumir el liderazgo en enfrentar los desafíos a largo plazo, particularmente los esfuerzos para impulsar el desarrollo agrícola en las regiones afectadas.

Ban manifestó que la fuerza de trabajo estudiará las causas de la crisis y propondrá soluciones.

El panel, que realizará su primera reunión el lunes, está encabezado por el jefe de los esfuerzos humanitarios de la ONU, John Holmes.