El papa Benedicto XVI solicitó al nuevo embajador israelí ante el Vaticano que ayude a detener la declinación de la población cristiana en Israel.

El Sumo Pontífice dijo el lunes que ora para que uno de los resultados de la creciente amistad entre Israel y el Vaticano sea asegurar a los cristianos que tienen un futuro pacífico y seguro en la región.

Benedicto XVI también apeló a los israelíes a aliviar las restricciones de viaje para los palestinos.

El Vaticano informó que el embajador Mordechay Lewy dijo al Pontífice que Israel hará lo más que pueda para fortalecer las comunidades cristianas, diciendo que su esencial presencia en la Tierra Santa es histórica y tiene profundas raíces.

El Vaticano ha expresado preocupación respecto a que la guerra y los problemas económicos han forzado a muchos cristianos a abandonar el Medio Oriente.