A medida que aumenta la cifra de muertes en Myanmar, ex Birmania, Naciones Unidas indica que decenas de miles de sobrevivientes de la tormenta de la semana pasada podrían morir, por falta de atención de emergencia.

Myanmar anunció este martes que el número de muertos ya supera los 34 mil, aunque Naciones Unidas estima que la cifra podría llegar a 100 mil.

Una vocera de la Organización de Naciones Unidas para la Coordinación de la Asistencia Humanitaria dijo este martes que por lo menos un millón y medio de personas fueron severamente afectadas por el desastre y que un tercio de ellas está recibiendo ayuda.

La Organización Mundial de la Salud advirtió que, debido a las malas condiciones sanitarias, podrían surgir brotes infecciosos.

Sin embargo, los líderes del régimen birmano han rechazado las crecientes presiones internacionales para que permitan el ingreso de trabajadores de asistencia al país, quienes ayudarían a distribuir ayuda.

Funcionarios de la ONU sostienen que los víveres se están acumulando, en espera a ser entregados a las víctimas del ciclón.