Los votantes en el estado de West Virginia, en el este de Estados Unidos, van a las urnas, este martes, en una de las últimas elecciones primarias presidenciales.

Los aspirantes presidenciales demócratas Hillary Clinton y Barack Obama hicieron campaña en ese estado, el lunes.

Se anticipa que la senadora Clinton gane la contienda, pero con solo 28 delegados en juego, West Virginia probablemente no tenga un impacto en el conteo general de delegados.

Obama aventaja a Clinton en el número de delegados y en el de superdelegados.

Los superdelegados son dirigentes del partido y funcionarios electos que están en libertad de votar por cualquier candidato en la convención que nominará al candidato en Denver, Colorado, en la última semana de agosto.

El presunto nominado republicano, John McCain, estuvo, el lunes, en el occidental estado de Oregon, donde pronunció un discurso sobre cambio climático.

McCain indicó que Estados Unidos debe tomar medidas para combatir el cambio climático.

Él ha pedido que Estados Unidos reduzca las emisiones de dióxido de carbono para 2050 a un nivel 60% por debajo del de 1990.

También el lunes, el ex representate republicano Bob Barr anunció que se postulará para presidente por el Partido Libertario.

Barr afirma que los votantes le dicen que quieren una mejor alternativa a los candidatos que están en la campaña.