El Dalai Lama acusó a Gran Bretaña de no hacer lo suficiente para apoyar al Tíbet en su lucha por la autonomía.

El líder espiritual tibetano dijo ante una comisión de la Cámara de los Comunes, en Londres, este jueves, que su pueblo enfrenta un “genocidio cultural”, a manos de China.

El Dalai Lama, quien llegó el martes a la capital británica, se reunirá el viernes con el Primer Ministro británico Gordon Brown y con el Arzobispo de Canterbury, Rowan Williams.

El líder tibetano restó importancia a las inquietudes respecto a que el encuentro se realizará en el Palacio Lambeth, residencia del arzobispo, en lugar de la residencia del primer ministro.

Entretanto, las autoridades chinas reaccionaron con indiferencia a la sugerencia del Dalai Lama, respecto a que consideraría asistir a los Juegos Olímpicos, si China ayuda a mejorar la situación en el Tíbet.

Un vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores señaló que si el Dalai Lama quiere realizar una contribución positiva, debería detener las actividades separatistas y los complots para interrumpir los juegos olímpicos.