Una comisión del Congreso estadounidense citó a testificar al ex jefe de asesores del presidente Bush, Karl Rove, sobre el despido de fiscales federales hace dos años.

La Comisión Judicial de la Cámara de Representantes emitió la citación a Rove el jueves.

El presidente del panel, John Conyers, dijo que Rove se ha negado reiteradamente a cooperar con su investigación sobre el despido de nueve fiscales en 2006.

Críticos de la administración Bush dicen que los funcionarios fueron despedidos por motivos políticos, y por lo menos uno de los fiscales separados afirma que fue presionado por legisladores republicanos cuando estaba en el cargo.

Se desconoce si la Casa Blanca permitirá a Rove testificar.

En el pasado, la administración Bush se ha negado a permitir que Rove o algún otro asesor de la presidencia testifiquen, citando la facultad de “privilegio ejecutivo”.

Karl Rove y el Secretario de Justicia de ese entonces, Alberto González, renunciaron en agosto de 2007, meses después que los demócratas en el Congreso comenzaron a investigar los despidos, que la Casa Blanca defiende diciendo que tenía la autoridad para ordenarlos.

Los fiscales estadounidenses son nombrados por el presidente, bajo la recomendación de líderes políticos estatales, a un mandato de cuatro años; pero pueden ser retirados del cargo en cualquier momento que el mandatario lo decida.