La prensa china informa que un equipo de la policía se dispone a utilizar explosivos para desbloquear un río, represado por los escombros dejados por el terremoto en la provincia central de Sichuán.

Los escombros crearon un lago artificial.

Las autoridades dicen que las lluvias y réplicas del sismo han incrementado el peligro de que la barrera, creada por el terremoto del 12 de mayo en una remota área del condado de Beichuán, pudiera romperse súbitamente y causar una inundación.

Decenas de miles de personas han sido evacuadas de las zonas aledañas al creciente lago debido al riesgo de inundación.

El ministro de Recursos Hidrográficos de China advirtió que 69 represas en Sichuán están en peligro de ceder.

Funcionarios del Ministerio dijeron que se ha dado prioridad a la represa de Zipingpú, que está cerca del epicentro del terremoto.

Si colapsara esa represa, podría amenazar a unos 11 millones de personas que viven río abajo, en la planicie de Chengdú.