Regresaron a sus casas varios de los más de 400 menores de edad que fueron retirados de sus padres mientras las autoridades de Texas investigan acusaciones de abuso.

El lunes, un juez firmó la orden para retornar a los niños.

La agencia de noticias Associated Press informa que casi 130 niños han sido reunidos con sus padres y que se prevé que más niños regresen a sus hogares este martes.

Se cree que el proceso tarde varios días, ya que los niños fueron colocados en hogares y agencias separados por cientos de kilómetros.

Cuando los primeros niños fueron reunidos con sus padres, un portavoz de la fundamentalista Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ofreció lo que llamó una “clarificación” de la política e la secta en relación al matrimonio.

William Jessop dijo a reporteros que el grupo ya no autorizará el matrimonio de cualquier miembro que no tengan edad legal en el estado donde residan.