La televisión estatal irlandesa informó que los votantes de ese país rechazaron el nuevo tratado de la Unión Europea.

El rechazo se plasmó en el resultado de un referendo destinado a definir si aceptan o no el nuevo Tratado de la Unión Europea.

Los medios estatales irlandeses sostienen que la participación de los votantes llegó al 45%.

Expertos habían advertido que un bajo porcentaje de participación en la consulta daría un resultado favorable al “no”. Si el voto final de Irlanda es “no”, no está claro qué harán los líderes de la Unión Europea.

Las reglas del bloque exigen la aprobación unánime del convenio, por parte de los 27 miembros de la Unión Europea.

La mayoría de los parlamentos del bloque han votado por aprobar el tratado. Irlanda es el único país que llamó a consulta para definir su posición, como lo requiere su carta constitucional.

El tratado reformaría las instituciones de la Unión Europea, simplificando el proceso de toma de decisiones y otorgando mayores poderes el presidente y jefe de relaciones exteriores del bloque.