China subió la cotización de los combustibles en 18 por ciento, en un intento por reducir la brecha entre los precios fijados por el estado y la creciente cotización del precio en el mercado global.

Aún antes de que entrara en vigencia el aumento de precio, este viernes, la acción del gobierno generó largas filas en las estaciones de servicio e hizo bajar la cotización del combustible en todo el mundo.

El jueves, los precios bajaron en 3 por ciento, luego del anuncio de China, respecto a que subiría la cotización de la gasolina y de otros derivados del petróleo, aunque los precios globales volvieron a incrementarse este viernes.

Economistas han señalado que la acción es un buen comienzo para China y destacó que podría hacer más lenta la demanda por petróleo en ese país. Pero también expresaron que el alza de la gasolina podría desatar protestas y disturbios en el país, de la forma que ha ocurrido en otras naciones.