La comunidad internacional recibió con beneplácito el rescate de la ex-candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt, tres contratistas de defensa estadounidense, y otros 11  rehenes después de años de cautiverio en la selva colombiana.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon emitió un comunicado, el miércoles, diciendo que los liberados y muchos otros que permanecen en rehenes en Colombia han sufrido años de penurias. Ban instó a las FARC a liberar "de inmediato y sin condiciones" al resto de los rehenes.

El presidente estadounidense, George W. Bush felicitó a su homólogo colombiano, Álvaro Uribe,  durante una conversación telefónica tras el rescate del miércoles.

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, también habló con Uribe.

El mandatario francés dijo que Betancourt está bien de salud. Francia hizo de su liberación una prioridad.

España, Brasil, y el Vaticano también elogiaron la operación de los militares colombianos.

Hasta el momento no se conoce una respuesta del presidente venezolano, Hugo Chávez, quien participó en la liberación de otros seis rehenes colombianos, hace varios meses.