En Turquía, las autoridades dicen que un doble ataque con bomba, en Estambul, causó la muerte de por lo menos 17 personas.

Más de 150 personas resultaron heridas en los ataques del domingo, los cuales ocurrieron en una calle comercial en el área de Gungoren, en el este de la capital.

Las autoridades dicen que la primera bomba causó una pequeña explosión en una cabina telefónica, lo que llevó a una multitud al lugar, antes de que estallara el segundo y más potente artefacto. Ambas bombas fueron colocadas en tachos de basura.

Nadie ha asumido responsabilidad por los ataques.

El presidente turco, Abdullah Gul, condenó el incidente y describió a quienes lo perpetraron como terroristas despiadados y salvajes.

Las autoridades investigan quién estuvo detrás de los ataques.

Varios grupos han llevado a cabo ataques con bombas en Estambul, en el pasado, incluyendo separatistas kurdos, activistas de extrema izquierda e islamistas.