El presidente ruso, Dmitri Medvedev, ordenó que se ponga fin a la acción militar en Georgia.

Funcionarios militares rusos dicen que ellos no moverán sus tropas o pacificadores de sus posiciones actuales.

Justo antes de que se anunciara la acción del presidente ruso, el ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, dijo que la única forma de poner fin al conflicto es que Georgia se retire de Ossetia del Sur.

El anuncio fue hecho un día después del ataque aéreo ruso contra la ciudad georgiana de Gori.

Periodistas en la población informan que vieron varios muertos. Gori está 75 kilómetros al Oeste de Tbilisi, la capital de Georgia, y es el lugar de nacimiento del ex líder soviético Joseph Stalin.

También este martes, tropas pertenecientes al gobierno de la provincia separatista de Abkhazia lanzaron una ofensiva para sacar a soldados de Georgia de la disputada Kodori Gorge.

El lunes, el presidente georgiano, Mikhail Saakashvili, dijo que Georgia nunca se entregará y que la democracia del país es más fuerte que las bombas rusas.