El papa Benedicto XVI llegó este viernes a París en una visita de cuatro días. El concilio de obispos franceses espera que su llegada ayude a reforzar las creencias de los católicos en el país.

El pontífice se reunirá con el presidente Nicolás Sarkozy, y pronunciará un importante discurso ante un grupo de intelectuales y figuras culturales francesas. 

También se reunirá con dirigentes judíos y musulmanes franceses.

El sábado, Benedicto XVI celebrará misa en el centro de París, a la que se calcula asistan unas 150.000 personas. 

Horas después, el Papa tiene previsto hacer un peregrinaje al santuario de Lourdes para conmemorar los 150 años de la aparición de la Virgen María a la niña Bernadette Soubirous.

Para tal ocasión, el Vaticano instaló cámaras web en Lourdes para asegurarse de que quienes no puedan estar allí puedan ver el acto a través de Internet, en tiempo real.