Un nuevo puente fue inaugurado en la ciudad de Minneapolis, Minnesota, un año después del colapso de su predecesor.

Cientos de automovilistas hicieron fila, el jueves de mañana, para manejar por el nuevo puente, con una procesión de vehículos de emergencia, al frente.

Trece personas murieron y 145 resultaron heridas cuando la vieja estructura colapsó sobre el río Mississippi el 1 de agosto de 2007.

El repentino derrumbe del puente de ocho canales generó inspecciones más estrictas de miles de puentes en todo el país.

Equipos de construcción complearon el nuevo puente de 234 millones de dólares dentro del presupuesto y más de tres meses antes de lo programado. 

El nuevo puente contiene cientos de sensores que recaban información sobre cómo la nueva estructura responde a la tensión.

La nueva estrcutura es más ancha que el anterior, con 10 canales, cinco en cada sentido.

Por haber finalizado el trabajo anticipadamente, los contratistas recibirán una bonificación de hasta 27 millones de dólares.