El Vaticano defendió el papado de Pío XII durante la Segunda Guerra Mundial, frente a las acusaciones de un rabino israelí, quien afirma que el Sumo Pontífice ignoró los crímenes contra los judíos durante el conflicto.

El secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, escribió en el periódico L’Observatore Romano que el Papa Pío XII no se quedó callado ni fue anti-semita, sino que actuó con prudencia durante el Holocausto.

Bertone dijo que si el Papa Pío XII hubiera actuado públicamente, habría puesto en peligro a miles de judíos que por orden del Sumo Pontífice, permanecían ocultos en 155 monasterios y conventos en Roma.

Esta semana, el rabino de la ciudad israelí de Haifa, Shear-Yashuv Cohen, se manifestó públicamente contra la posible santificación del Papa Pío XII, acusando al Pontífice y a otros líderes religiosos de guardar silencio durante el Holocausto.

El rabino Cohen se encontraba en Roma el lunes, con lo cual se convirtió en el primer líder judío en hablar en la reunión de obispos en el Vaticano.