El Canciller de Cuba, Felipe Pérez Roque, calificó como histórico el rechazo de las Naciones Unidas al embargo aplicado por Estados Unidos a Cuba durante más de 4 décadas.

Pérez Roque aseguró que su gobierno está dispuesto a sentarse a discutir, en condiciones de igualdad y respeto a la soberanía, un acuerdo con el nuevo gobierno de los Estados Unidos.

Felipe Pérez comenta: "La condena, casi unánime de la Asamblea General de las Naciones Unidas al embargo impuesto por Estados Unidos desde 1962 contra Cuba, tiene un significado especial en el actual contexto pre electoral del país norteamericano".

Actuando como vocero del Grupo de los 77 y China, el Embajador de Antigua y Barbuda ante Naciones Unidas dijo que los líderes y gobiernos de la ONU han reconocido que el embargo ha causado y continúa generando un alto retraso económico y un gran daño financiero, afectando negativamente el bienestar de los cubanos.