A sólo dos días de ser electo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, enfrenta una de sus más importantes decisiones: elegir las posiciones claves de su gobierno.

Entre los puestos de más relevancia está el de jefe de gabinete de la Casa Blanca, equivalente a la mano derecha del presidente de Estados Unidos. 

La importante posición ha sido ofrecida al legislador Rahm Emanuel, quien también es de Chicago y sirvió en el gobierno del presidente Bill Clinton. 

"Me honra incluso ser considerado, tanto como me honra que los votantes del noroeste de la ciudad de Chicago hayan decidido reelegirme nuevamente" dijo Emanuel.

Este jueves, Emanuel optó por aceptar la posición que le ofreció el presidente electo, por lo que no aceptará un nuevo término en la Cámara de Representantes.

El miércoles, el presidente electo también anunció que ha creado un equipo de transición que manejará las gestiones para su traslado hacia su nueva residencia de la Avenida Pensilvania.

El equipo está formado por el ex jefe de gabinete del presidente Bill Clinton, John Podesta, el jefe de asesores de Obama en el Senado Pete Rouse, y su asesora personal Valerie Jarrett.

Ellos también evaluarán quien sería el más calificado para el puesto de Secretario de Estado. Uno de los nombres mencionados es el del senador demócrata y ex candidato presidencial John Kerry.

Según publicó el New York Times, la elección de Emanuel y Podesta – dos políticos que formaron parte del gobierno de Bill Clinton y que son conocidos por su experiencia y estilo agresivo en Washington – es una muestra de que Obama quiere mostrar que es fuerte.

“Ninguno de los dos practican la filosofía de ‘política del cambio’ que Obama prometió durante su campaña para unir a los republicanos y a los demócratas, y esto sugiere que el conciliador nuevo presidente está determinado a mostrar fuerza desde el principio”.

“Antes de que Sarah Palin llegase a la política nacional de EEUU y se asociase con la imagen de un ‘pitbull’, Washington ya consideraba a Rahm Emanuel, el nuevo jefe de gabinete de Barack Obama, como el verdadero perro de ataque”, publicó a su vez la agencia de noticias EFE.

La tarea de llenar cientos de posiciones en menos de 10 semanas será todo un reto, en un tiempo en que el país enfrenta una de las peores crisis económicas y dos guerras en el Oriente Medio.