La economía estadounidense tuvo una pérdida neta de 533 mil empleos en noviembre, la peor caída mensual en 34 años.

El informe dado a conocer este viernes por el Departamento del Trabajo dice que la tasa de desempleo subió a 6,7%, el nivel más alto desde principios de los años 90.

La eliminación de plazas de trabajo fue en fábricas, empresas constructoras, firmas financieras, tiendas minoristas, hoteles y otras industrias. 

Las nuevas cifras son otra indicación de que Estados Unidos podría encarar una recesión mucho más profunda y prolongada de lo pensado inicialmente.

Incluso, antes de conocerse las desalentadoras cifras de desempleo, la industria automotriz estadounidense ya solicitaba préstamos del gobierno.

Ejecutivos de Ford, Chrysler y General Motors testifican este viernes ante la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, pidiendo 34 mil millones de dólares en ayuda, de los contribuyentes.