Supuestos islamistas somalíes efectuaron dos ataques con bombas que dejaron al menos 64 muertos en la capital de Uganda.

La explosión se dio en medio de un ambiente festivo entre quienes observaban la final del Mundial de fútbol en un restaurante.

Se sospecha del grupo rebelde Al Shabaab, que dice estar ligado con Al Qaeda, luego de que la cabeza cercenada de un supuesto atacante suicida somalí fue hallada en uno de los lugares atacados.

Seguidores del grupo somalí Al Shabaab, inspirado en Al Qaeda, habían amenazado con atacar en Uganda por haber enviado fuerzas de paz país para apoyar a su gobierno.

"En uno de los lugares, investigadores identificaron una cabeza cercenada de un ciudadano somalí, que sospechamos podría haber sido un atacante suicida con bomba", dijo el portavoz del Ejército Felix Kulaije.

"Sospechamos que se trató de Al Shabaab porque han estado prometiendo ésto desde hace tiempo", añadió Kulaije.

Por su parte, el comandante de Al Shabaab en Mogadiscio, Yusuf Isse, alabó los ataques pero admitió que no sabía si su grupo fue responsable de ellos.

"Uganda es un gran país infiel que apoya al autodenominado Gobierno de Somalia", dijo Isse.

Entre tanto, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó lo que calificó como actos deplorables y cobardes.

A su vez, Obama expreso que EE.UU. está listo para proveer cualquier asistencia solicitada por el Gobierno de Uganda.

Los ataques coordinados en Uganda son característicos de Al Qaeda y los grupos estan ligados a la red miliciana de Osama Bin Laden.

"Se ha confirmado la muerte de 64 personas. Quince personas en el Ethiopian Village y 49 en el Lugogo Rugby Club. Setenta y una personas sufrieron heridas, dijo la portavoz de la policía Judith Nabakooba.

Nabakooba dijo que 10 de los muertos eran de origen etíopes o eritreos.

Al mismo tiempo, la embajada estadounidense en Kampala reporto la muerte de un estadounidense en las explosiones de Uganda.