La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo que el aumento de sanciones contra Irán tiene efecto y que su impacto fue corroborado por informes de la región.

La secretaria Clinton dijo que el régimen iraní está preocupado por el impacto de las sanciones en el sistema bancario de la nación y por su potencial en el desarrollo económico.

La jefa de la diplomacia estadounidense también expresó preocupación por la creciente influencia de los militares y de la Guardia Revolucionaria en la vida política de Irán.

Clinton dijo que espera algún esfuerzo dentro de Irán, por parte de “líderes responsables civiles y religiosos” para controlar lo que calificó “el aparato del estado”.

A su vez, la secretaria Clinton dijo que Estados Unidos quiere que Irán regrese a las conversaciones internacionales sobre su programa nuclear y que permita inspecciones abiertas de sus instalaciones nucleares.

“Hemos dicho a los iraníes todo el tiempo que tenemos dos caminos: el de la presión y el de la negociación diplomática, y seguimos abiertos a esa diplomacia, pero ha sido muy claro que los iraníes no quieren tratar con nosotros”.

Por su parte, el presidente de Iran, Mahmoud Ahmadinejad, dijo que su país hablará sobre su programa nuclear bajo condiciones justas y de respeto.

“Tenemos un plan para discutir temas. Siempre hemos estado dispuestos a discutir asuntos siempre que se encuadren un marco legal y estén basados en principios de justicia y respeto”.

El mandatario iraní se encuentra en Nueva York, para asistir a la Asamblea General de la ONU.