Un ataque aéreo de la OTAN en el norte de Afganistán y que dejó a por lo menos ocho personas muertas, ha llevado a una disputa entre autoridades estadounidenses y afganas sobre la identidad de las víctimas.

El secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, dijo que en el ataque a un convoy en la provincia de Takhar murió un líder del movimiento islámico de Uzbekistán, un grupo al que atribuyó ataques en Kabul y otros lugares.

El secretario Gates hizo la declaración durante una conferencia de prensa conjunta con el presidente afgano, Hamid Karzai, en Kabul. El presidente Karzai disputó la versión estadounidense de la incursión, indicando que en el ataque murieron 10 trabajadores electorales que viajaban con el candidato al Parlamento, Abdul Wahid Khorasani.

Khorasani, quien fue herido, dijo a los periodistas, vía telefónica, desde un hospital en Kabul, que aviones de guerra de la OTAN lo atacaron a él y a sus partidarios cuando viajaban en un convoy de seis vehículos decorados con posters de la campaña.