Una gran explosión en un mercado en la ciudad de Vladikavkaz, en el Cáucaso Norte de Rusia, provocó al menos 17 muertos y más de 130 heridos.

El portavoz del ministro de Situaciones de Emergencia de Rusia, Alexander Pogorely, informó que al menos un centenar de personas han sido internadas en los hospital, algunas en grave estadoo.

La explosión ocurrida en la capital de la provincia de Osetia del Norte, se produjo cuando los atacantes condujeron un vehículo hasta la puerta principal del mercado.

El presidente de Rusia, Dmitry Medvedev, delegó a su enviado regional a la ciudad de Vladikavkaz paera ayudar con los esfuerzos de coordinación de la ayuda a las víctimas.

El mandatario urgió a los investigadores a hacer “todo lo que sea necesario para encontrar a las bestias, los canallas que llevaron a cabo el ataque".

Nadie reclamó responsabilidad por el ataque hasta el momento. El atentado es el más sangriento desde que un doble ataque suicida provocó la muerte de 12 oficiales de policia en la provincia de Dagestan en abril. En marzo, en Moscú, dos ataques gemelos con bombas en el subterráneo de la capital, provocaron la muerte de 40 personas y dejaron más de 100 heridos.

El atentado se produce además en medio de una persistente ola de violencia relacionada con la insurgencia islamista en regiones musulmanas como Chechenia, Ingusetia y Daguestán.

Osetia del Norte, donde 331 personas murieron durante la toma de una escuela en Beslán en el 2004, ha sufrido relativamente poca violencia en los últimos años mientras la insurgencia islamista ha aumentado en Chechenia, Ingusetia y Daguestán.