El gobierno del presidente Barack Obama deportará más personas indocumentadas que el gobierno del ex presidente George W. Bush en 2008 y 2007, según una investigación del periódico The Washington Post.

"La agencia de Inmigración y Aduanas calcula que en este período fiscal deportará unas 400.000 personas, casi un 10 por ciento más que las deportadas en 2008 por el gobierno del presidente George W. Bush, y un 25 por ciento más que las deportadas en 2007", señaló.

También han aumentado las inspecciones a las empresas que contratan mano de obra ilegal, según el periódico: "El ritmo de inspecciones de empresas ha aumentado casi cuatro veces desde el último año del gobierno de Bush".

¿Qué explica este aumento en las inspecciones y deportaciones? The Washington Post explicó que forman parte de un esfuerzo de Obama de aplicar leyes ya vigentes para obtener “el apoyo republicano para una reforma integral del sistema de inmigración”.

Obama también cambió una impopular práctica durante el gobierno de Bush: las redadas a cientos de trabajadores indocumentados en sus lugares de trabajo.

En vez de hacer espectaculares redadas en fábricas u otras empresas, el gobierno de Obama se ha dirigido a las auditorías de los empleadores que estudian los documentos de trabajadores de 2.875 empresas sospechosas de contratar indocumentados.