Lo que faltaba era la aprobación de los socios para dar paso a la fusión de las empresas Continental y United.

Los accionistas de ambas aerolíneas aprobaron el negocio que convertirá las dos empresas en el primer grupo mundial en el sector.

La posibilidad de una fusión ya se había hecho pública en mayo, pero primero debía pasar por la aprobación del gobierno y después por la de los accionistas.

La futura fusión ya había sido aprobada por las respectivas autoridades europeas y por las oficinas antimonopolio de Estados Unidos.

El negocio convierte a este grupo en el más grande, seguido de American Airlines o Delta Air Lines/Northwest.

Las naves de pasajeros llevarán el nombre de United pero con el logo de Continent