La fundadora de SEWA recibió de Hillary Clinton, el premio entregado por la Iniciativa de Justicia Mundial.

Ela Bhatt, fundadora de la Asociación de Mujeres Emprendedoras, recibió el primer premio entregado por la llamada Iniciativa de Justicia Mundial, que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, le presentó en una ceremonia.

Bhatt fue homenajeada por su trabajo a lo largo de las últimas cuatro décadas, “ayudando a trasladar a más de un millón de mujeres pobres en India, a una posición de dignidad e independencia”, dijo la secretaria Clinton.

Ela Bhatt es una pionera en su trabajo de elevar la condición de las mujeres trabajadoras en India. Fundó la Asociación de Mujeres Emprendedoras (SEWA por su sigla en inglés), un sindicato que ahora tiene más de un millón de miembros.

Se trata de una organización de mujeres pobres, cuyos empleos dependen de sí mismas. Estas son mujeres que se ganan la vida a través de su propia labor, por medio de pequeñas empresas. Ellas no cuentan con un empleo fijo y salario regular, con beneficios sociales, como los trabajadores del sector organizado.

Gracias a SEWA, estas mujeres han logrado protección legal para su negocio y escaparon de la explotación que una vez sufrieron a manos de la policía y de los prestamistas de dinero.

Bhatt, dijo la secretaria Clinton, ha luchado para dar a las mujeres de la India la oportunidad de comenzar un negocio, enviar a sus hijos a la escuela, abrir su propia cuenta bancaria, o simplemente ser tratadas con respeto por sus esposos, sus suegras, sus vecinos y las autoridades.

En la ceremonia de entrega del premio, la secretaria Clinton destacó que “el talento es universal pero la oportunidad no lo es. Eso es inherentemente injusto. No es justo que la oportunidad de que las personas puedan expresar sus talentos, dependa, en gran medida, de quiénes son sus padres o de dónde vivan.”

De los miles de millones de personas atrapadas en la pobreza en todo el mundo, muchos tienen la capacidad y la determinación de edificar mejores vidas. No obstante, hay demasiadas barreras en su camino, entre ellas, prácticas comerciales injustas, bajos salarios, cuidado deficiente de la salud, y escolaridad inadecuada.

La Iniciativa de Justicia Mundial (GFI por su sigla en inglés) tiene el propósito de encarar las desigualdades y las tareas para hacer progresar el pago de salarios justos, igual acceso a los mercados y lograr la implementación de una política pública equilibrada que genere oportunidad y ponga fin al ciclo de pobreza.

Son organizaciones como GFI, e individuos como Ela Bhatt quienes están dando a los más pobres y a los más oprimidos del mundo los medios para superar el largo legado de desigualdad e injusticia.