Un hombre en Nueva York, que cayó a la calle desde el tejado de un edificio de 40 pisos, sobrevivió tras impactar un automóvil.

Según la policía y varios testigos, Thomas Magill, de 22 años, saltó desde un edificio y fue a parar en el asiento trasero de un automóvil destrozando el parabrisas.

El propietario del vehículo, Guy McCormack, dijo que está convencido de que el rosario que mantenía colgado del espejo retrovisor de su coche salvó la vida de Magill.

La policía dijo que Magil se fracturó ambas piernas y se encuentra en estado crítico.

Magill no es el único neoyorquino que sobrevivó una caída de ese tipo.

El limpiavidrios, Alcides Moreno, cayó desde el tejado de un rascacielos de 47 pisos en diciembre del 2007 y los médicos creen que volverá a caminar.