"Llego la hora de la verdad Manuel y todos los chilenos estamos con usted, traiganos a los mineros de regreso". Las palabras del presidente de Chile, Sebastián Piñera a Manuel González antes de bajar, el primer socorrista que inicio el descenso pasadas las 11 de la noche en Copiapó, en la noche de este martes 12 de octubre de 2010, en la cápsula “Fenix 2”.

"¡Fuerza... fuerza!!!" son los gritos de apoyo ylos aplausos a Manuel González.

El descenso está en marcha. Banderas de Chile son ondeadas en todo el país. El mundo en vilo sigue el rescate de los mineros.

Con la asistencia de técnicos, incluidos de la NASA de Estados Unidos, se inicia el épico rescate de los mineros chilenos.

Posteriormente, si no hay problemas con el funcionamiento descenderá el primero de los cuatro rescatistas, que llevarán medicamentos y que serán los que ayudarán a los mineros a entender cómo funciona la cápsula, que dispone de ruedas a su alrededor para facilitar su desplazamiento y subirá a una velocidad de 5 kilómetros por hora.

El rescate del primero de los mineros se iniciará a medianoche y el chileno Florencio Ávalos, designado para ser el primero de los 33 mineros en el yacimiento San José. El minero de 31 años es el segundo en la jerarquía del grupo atrapado bajo tierra, y combina la juventud y la experiencia necesarias como para ubicarlo en la categoría de "los más hábiles", para probar que todo funcione bien en el primer ascenso.

Mario Sepúlveda de 39 años, otro de los mineros fuertes le seguirá para hacer el segundo ascenso. El tercero será Juan Illanes, un ex soldado de 51 años y luego el boliviano Carlos Mamani de 23 años.

"Esperamos concluir este día martes con al menos uno de estos mineros en la superficie. Sería un objetivo que nos hemos planteado y estamos trabajando para ello", dijo el ministro de Minería, Laurence Golborne.

Lea además: Estadounidense héroe en Chile

Por su parte, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, lllegó a la Mina San José, en Copiapó.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que acompañaba a la distancia a los mineros, sus familias y los rescatistas. "Aunque falta mucho para que ese rescate concluya y queda trabajo arduo por delante, oramos para que, con la gracia de Dios, los mineros puedan salir a salvo y regresar pronto a sus familias", dijo Obama en un comunicado.

Desde Perú, el presidente Alan García también envió sus saludos. "Tenemos una expectativa enorme, esto fue un milagro de Dios y no creo que los milagros Dios los hace a medias", dijo.

55 minutos por minero

De acuerdo con René Aguilar, gerente de riesgos profesionales de Codelco, se estima que la cápsula tardará 20 minutos en bajar. Tomará otros 20 minutos de preparación para que el minero sea acondicionado en su interior y otros 15 en subir. En total, serán 55 minutos por cada minero rescatado.

En total eso implicaría casi dos días para terminar de rescatar a todos los mineros y regresar a la superficie a los rescatistas.

Una vez que los mineros salgan, serán subidos a los helicópteros preparados con médicos a bordo y trasladados al Hospital Regional de Copiapó, que ya está preparado para recibirlos. Cada traslado durará 10 minutos durante el día y 12 en la noche.

70 días bajo tierra

Tras casi 70 días sobreviviendo en condiciones extremadamente difíciles, a 700 metros de profundidad, los 32 trabajadores chileno y un bolivianos atrapados en la Mina San José, en Copiapó, comenzarán a ser rescatados uno a uno.

El último en salir será el líder del equipo de mineros, Luis Urzua, considerado como un factor clave en la organización y el liderazgo del grupo para su superviviencia. La decisión fue tomada por el propio grupo de mineros y los rescatistas, con el acuerdo de Urzua.

La cápsula "Fénix 2"

Al ser izados, cada uno de los mineros vestirán un mameluco verde con su nombre, llevarán un equipo de transmisión inalámbrica con auriculares para estar comunicados todo el tiempo, oxígeno disponible y lentes de sol para prevenir el efecto de la luz sobre las retinas acostumbradas a la oscuridad durante dos meses y medio.

La cápsula "Fénix 2" que será utilizada en el rescate pesa 400 kilos y también está equipada con una escotilla de escape de emergencia, donde hay un cable que en caso de quedar trancada les permitirá regresar al refugio en la mina.

Las pruebas fueron completamente satisfactorias, afirmó el ministro de Minería, Laurence Golborne, "los resultados de las pruebas han sido muy promisorios, muy positivos, la cápsula se porta muy bien dentro del ducto".

La cápsula llamada "Fénix 1" fue bajada aproximadamente a 610 metros de profundidad en cuatro oportunidades sin experimentar "ningún bamboleo" dijo Golborne, “no existe ni siquiera la caída de un poco de polvo”, dijo el ministro chileno, en referencia tanto a los tramos que fueron reforzados con los tubos de metal, como en aquellos que fueron dejados a roca viva. Posteriormente se hizo el ensayo con la "Fénix 2", de mayores dimensiones y que será usada en el rescate.