Un nave espacial rusa, con un astronauta estadounidense y dos cosmonautas rusos a bordo, se encuentra camino hacia la Estación Espacial Internacional.

La tripulación fue lanzada desde una base en Kazajstán dentro de la llamada Soyuz TMA-M, el nuevo modelo de nave pilotada rusa, que cuenta con complejos sistemas digitales para la navegación, control y procesamiento de información.

El estadounidense Scott Kelly y los rusos Alexander Kaleri y Oleg Skripochka, se unirán a otros tres miembros en la estación espacial orbital tras dos días de viaje en una nave Soyuz.

La agencia espacial de Estados Unidos, NASA, informó que después del lanzamiento la nave espacial alcanzó la órbita y desplegó sus antenas y paneles solares.

La nave, con los tres tripulantes, se acoplará al módulo científico Poisk, para iniciar una expedición de cinco meses a bordo del laboratorio en órbita.