Camarones, mero, atún y otros frutos del mar capturados en el Golfo de México pueden consumirse sin peligro.

Según, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), unas 400 especies de consumo masivo fueron atrapadas y sometidas a pruebas químicas.

Funcionarios señalaron que ninguna mostró niveles preocupantes de contaminantes en el pescado.

Al mismo tiempo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) capturaron especies en el Golfo de México días después de la explosión de la plataforma petrolera de British Petroleum (BP).

La agencia analizó si las muestras tienen hidrocarburo aromático policíclico o HAP, el componente más cancerígeno del crudo.

Aún así, Don Kraemer, quien dirige los esfuerzos de la FDA dijo que el gobierno no se limita a realizar análisis.

"No podríamos tener las muestras suficientes para asegurar que el pescado es seguro. La razón por la que tenemos confianza en los frutos del mar no se debe sólo a los análisis, sino también a las medidas de prevención que se han implementado", como el cierra de zonas de pesca, dijo Don Kramer, quien dirige los esfuerzos del FDA.

A su vez, el FDA presentó directrices en las que solicita a las procesadoras de comida marina que incrementen sus precauciones para determinar el origen de la comida.

El gobierno planea inspecciones al azar en muelles a lo largo de la costa del Golfo.