Un proyecto de ley para derogar la prohibición de que homosexuales y lesbianas presten servicio abiertamente en las Fuerza Armadas de Estados Unidos no logró ser aprobado en el Senado.

Los senadores votaron, 56 a 43, no seguir adelante con una legislación de gastos militares masivos de $725.000 millones de dólares que incluye la provisión de poner fin a la política conocida como “No pregunte, No diga”. La medida necesitaba 60 votos para poder avanzar.

El senador demócrata Carl Levin, de Michigan, reaccionó con decepción a la derrota legislativa.

“Es indignante y es triste que los republicanos se hayan unido para rechazar que comencemos si quiera el debate sobre el proyecto de ley, que es de tan crítica importancia para la defensa de nuestra nación, y tan vital para el bienestar de los hombres y mujeres en uniforme y sus familias”, dijo el senador.

Los senadores republicanos acusaron a los demócratas de jugar a la política en un año electoral al buscar incluir temas controversiales en el proyecto de ley de gastos de defensa.

“Solo se puede sacar la conclusión de que todo se trata de elecciones, no del bienestar, la moral y la efectividad en la batalla de los hombres y mujeres que están sirviendo en Irak y Afganistán hoy”, dijo el senador republicano por Arizona, John McCain.

La votación ocurrió cuando el Pentágono realiza una revisión sobre los efectos que tendría en las tropas estadounidenses levantar la proscripción. Está previsto que la revisión termine a fines de este año. Bajo la ley, homosexuales y lesbianas pueden prestar servicio en las Fuerzas Armadas, siempre que no revelen su orientación sexual.