Amigos y familiares de la viuda iraní sentenciada a morir a pedradas por adulterio temen que las autoridades la ejecuten pronto.

El hijo de Sakineh Mohammadi Ashtian y uno de sus abogados, Javid Houtan Kian, dijeron que la moratoria de sentencias de muerte durante el mes sagrado del Ramadán finaliza esta semana.

Kian dijo que la sentencia podría llevarse a cabo “en cualquier momento”.

Sin embargo, el primer ministro de Italia, Franco Frattini, dijo que las autoridades iraníes dijeron que aun no se toma la decisión.

Frattini aseguró que sólo un gesto de clemencia de Teherán podría salvar la vida de la mujer.

Por su parte, el canciller de Francia, Bernard Kouchner, dijo que está listo para hacer “lo que sea necesario”, incluso viajar a Teherán para salvarla.

Kouchner dijo que ese tipo de sentencia constituye “el extremo del salvajismo”.

Enrte tanto, el Vaticano aumentó la posibilidad de utilizar canales diplomáticos, tras bastidores, para tratar de salvar la vida de la mujer iraní.